historia

La historia de SCM se remonta a 1935, año en el que Nicola Gemmani y Lanfranco Aureli, expertos en trabajos de fundición y mecánicos, comenzaron a trabajar juntos. En 1952, produjeron su primera máquina para trabajos con madera, diseñada por el ingeniero Giuseppe Gemmani, hijo de Nicola. Poco después, aparecieron la B2, la B3 y la famosa «invincible B4», que tenía capacidad para realizar cuatro tipos de mecanizado: cepillado, regruesado, corte de disco y perforación.

Gracias a su marca «Invincible», SCM logró completar, en poco tiempo, toda una gama completa de máquinas clásicas que le permitieron conquistar todos los mercados y convertirse en uno de los principales productores del mundo.

Desde sus inicios, los sistemas de producción de SCM han estado basados en el uso de unidades y componentes estándar comunes en diferentes modelos, sentando así las bases para el concepto de la modularización.

En la década de 1960, a los fundadores se unieron Adriano y Alfredo, hijos de Lanfranco Aureli, que junto a Giuseppe Gemmani fueron los encargados de liderar la empresa y hacerla crecer.

En 1976, SCM desarrolló los primeros sistemas y centros de trabajo para el trabajo con madera maciza para cerramientos. A mediados de la década de 1980, la empresa se embarcó en una campaña de adquisiciones que consolidaría la posición de liderazgo mundial de SCM.

En 1984, decidió fusionarse con Mahros Group y, en 1985, llegó la adquisición de Minimax, productor líder de maquinaria de gama alta para el mercado del bricolaje. Entre 1986 y 1987 se completaron tres adquisiciones destinadas a ampliar la cuota de mercado de la empresa. La primera adquisición, llevada a cabo en 1986, correspondió a Gabbiani, productor líder de seccionadoras.

Ya en 1987, otras dos empresas se unieron a la órbita de SCM Group: DMC, prestigioso productor de lijadoras, y Morbidelli, con quien SCM se introdujo en el sector de la maquinaria de procesado de paneles. En 1992 se llevaron a cabo otras dos adquisiciones de gran importancia. Routech, con quien SMC ha desarrollado la tecnología para el procesado de elementos de madera para la industria de la vivienda, y Stefani, empresa productora de chapeadoras.

En los años posteriores, el Grupo ha ampliado su gama de productos, a través de otras adquisiciones y nuevos desarrollos de productos (Superfici en 2004, CPC y Sergiani en 2006, Celaschi en 2007), hasta un punto que la sitúa en una posición inigualable en la industria, manteniendo siempre el campo experto y las marcas especiales de cada empresa.